Pon interés en el interés compuesto

Pues no parece que tenga mucho interés, pero te equivocas y te explicaré por qué: Dado que no tienes apenas capacidad de ahorro porque tu trabajo está mal remunerado, los gastos te comen todos los meses y el único período de vacaciones lo quieres disfrutar sin límite, te encuentras al final del año con 1000€ ó 1000$ de los cuales no necesitas disponer en breve. ¡¡¡PERFECTO!!! Y lo más importante… ¡¡¡SUFICIENTE!!!

¡¡¡Mientras cuentes con paciencia, que es clave en esta fórmula mágica, lo tienes todo hecho!!! Déjame que te exponga los antecedentes:

El interés simple aplica solamente sobre el capital, por lo que 1000€ a un 1% anual, genera 10€ al año. Al cabo de 10 años, obtener 1.100€ parecen poca cosa y es verdad, pero espera.

El interés compuesto aplica sobre el capital más los intereses, por lo que estos mismos 1000€ al cabo de los 10 años al mismo 1% anual, te ofrecerán 1.210,29€, gracias a la reinversión anual de los 10€ generados.

Ahora bien, si somos capaces de mantener esta reinversión a lo largo de 20 años, el resultado sería de 1.442,58€. Y si lo aporto durante 30 años, la cifra asciende a 1699,18€. En resumen, haría un efecto de bola de nieve.

Pero es bien sabido que la inflación supera habitualmente esta ganancia del 1% anual, por lo que es recomendable no dejar el dinero ingresado en el banco a una rentabilidad habitual del cero por ciento e invertirlo en productos con una rentabilidad más interesante. La fórmula más rentable y segura que conozco es el crowdlending, con porcentajes entre el 6% y el 18% anuales.

Dicho esto, expongo una serie de ejemplos de rentabilidades a obtener en diversos casos, debido al interés compuesto:

  • Importe inicial: 1000€. Aportación anual: 1000€. Interés: 6%. Período: 10 años    Resultado: 14.971,64 €
  • Importe inicial: 1000€. Aportación anual: 1000€. Interés: 6%. Período: 20 años    Resultado: 39.992,73 €
  • Importe inicial: 1000€. Aportación anual: 1000€. Interés: 6%. Período: 30 años    Resultado: 84.801,68 €

¿Sabes que a Albert Einstein se le atribuye la frase “El interés compuesto es la fuerza más potente del universo”? En cambio, esta dudosa atribución se basa en que Einstein falleció en 1955 y no hay noticias de la famosa frase hasta los años 80. Tampoco hay pruebas visuales o por escrito de que en algún momento la pronunciara… Pero, ¿verdad que la frase tiene razón en sí misma?

En cualquier caso, la importancia del interés compuesto es indudable y las entidades financieras saben de su potencial y lo utilizan en los préstamos hipotecarios. En este caso, la capitalización juega en tu contra y a favor del banco.

Este es un motivo más para no endeudarte y tanto si vas a ser inversor como te propongo, como el receptor de un préstamo, conocer cómo funciona el interés compuesto es imprescindible.

¿Quieres más datos interesantes? La conocida “regla del 72” te permite estimar cuántos años transcurren hasta duplicar tu capital en función del interés compuesto que apliques. Así, a un interés del 4%, serían 18 años: 72/4; De ser un 6%, el resultado sería de 12 años: 72/6; Mientras que si el interés es de un 8%, lo duplicarías en 9 años: 72/8.

Teniendo en cuenta que las rentabilidades que a día de hoy estoy obteniendo son de un 12%, estaría duplicando mis inversiones ¡¡¡en tan sólo 6 años!!! ¿Qué esperas para empezar a invertir?

Si te gustó, ¡compártelo!
  • 12
  • 4
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    20
    Compartidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *